23.9.16

Knusper Stange o pan alemán en barras

Estos panecillos alargados de trigo con sabores, son alemanes. Ellos los llaman Knusper Stange o Knusperstange, y son muy corrientes en las panaderías alemanas del sur. Llevan semillas de sésamo o de otros cereales, y pueden llevar queso, cebolla, o incluso picante. 

Sirven para acompañar bebidas y sopas, cervezas, etc. para que el estómago no esté vacío a la hora del alcohol o de los líquidos. El tamaño puede variar desde los panecillos muy pequeños en forma de tiras a las barras tipo baguette. El Alemania el uso de la barra de pan en todas las comidas no es un producto que se sirva con normalidad. Si acaso en los desayunos donde sí existen muchas clases de pan con cereales, tostado o sin tostar.

Como acompañamiento de las carnes utilizan mucho más la patata en forma de diferentes bolas, rellenas o no, antes que la clásica barra de pan como se conoce en el sur de Europa.

13.9.16

Sopas alemanas de verduras y carne

Es normal encontrar en otros mercados centroeuropeos sopas de sobre que por España no llegan, no se comercializan pues cada fábrica local hace sus presentaciones para gustos de sus propios clientes. 

Pero por estas Europas alejadas de España es muy normal encontrar sopas más contundentes, no tanto de sabor como de texturas. Las verduras están cortadas en trozos más gruesos y es normal que tengan trozos de carne, bolitas, bacon, etc.

Os dejo dos muestras de sopas alemanas más la presentación de un sobre de sopas de Knorr. Sopas de verduras con algo de carne, de jamón ahumado, etc. En todas ellas o llevan o mejoran con un poco de leche, nata o crema, al agua de cocción. Además de blanquear la sopa le da una textura más densa, sin ser crema.

7.9.16

Agua embotellada más cara que la cerveza o el vino. Estamos tontos

Pagar por medio litro de agua embotellada, de marca normal tirando a floja, aunque estés en Alemania, la cantidad de 2,50 euros, debería estar prohibido aunque exista al libre mercado, que de libre no tiene nada. Es un abuso que deja fuera de su consumo a los que seguimos creyendo que el agua del grifo es buenísima. Claro que..., visto así, que se jodan los que quieren pagar por esta tontería un precio equivalente a media hora de trabajo en muchos puestos laborales.

5.9.16

Trucha ahumada con 4 sabores de acompañamiento

Es normal en algunas zonas de Europa el pescado ahumado, pero no sólo el clásico que compramos envasado al vacío como el salmón, sino filetes que se han secado al sol o se han cocinado al vapor, cocinándolos en ambos casos desde unas muy diferentes formas de cocción que los dejan con un cierto sabor ahumado. Hay multitud de productos del mar diferentes y qiese prestan al ahumado, tantos en pescados y mariscos como en sistemas de secado y de cocción para cada uno de ellos. La variedad es mucha, aumentada por las diversas presentaciones con salsas especiadas, agrias, picantes, ligeramente dulces incluso.

Este que vemos en la imagen es un filete de trucha ahumado cocido al vapor y servido con cuatro ingredientes para reforzar el escaso sabor del pescado y que el comensal elija de qué sabor prefiere para realzar el ahumado. Una rodaja de limón. Mantequilla natural. Mermelada de moras y arándanos. Un hojaldre relleno de rábano picante. Parece complicado que alguno de estos cuatro sabores no te gusten para acompañar y reforzar al pescado ahumado.

Por cierto los pescados ahumados no son unos productos muy apreciados en la cocina española, y eso que su variedad en el norte de Europa es muy alta y alguna presentación encajaría mejor con los gustos españoles, pero los comerciantes no se atreven con importaciones que hay que saber vender. Algunas presentaciones las podemos encontrar en la pequeña tienda de Ikea o cuando algunos supermercados ofrecen productos típicos de algunos países europeos, pero nunca con mucho atrevimiento comercial ante nuevos productos.

3.9.16

Precio del tomate normal en Munich, Alemania

Es tomate en rama, del que en España suele ser más barato, sabroso pero no es un tomate que ahora esté de moda. La imagen está tomada esta semana en Munich, en Alemania, principios de septiembre 2016, en una zona de puestos de verdura en la calle. Frutas y verduras juntos a otras tiendas, para servir a los que van a comer a los parques. Es posible que en algunos supermercados sean algo más baratos. En las verdulerías todas se han puesto de acuerdo. Tomates a seis euros el kilo. No es un tomate rosa de Barbastro, es simplemente un tomate caro. Jope. ¿A cómo se venderá en invierno cuando aquí están varios meses helando?

Menú de Lufthansa de almuerzo

Tuve la posibilidad de probar la clásica cajita de comida que te sirven en un viaje de la compañía alemana Lufthansa, algo que cada vez menos compañías te ofrecen en viajes de poco más de dos horas. ¿Y qué te dan? ¿Es tan malo como parece en la imagen?

Sobre un fondo de puré de patata muy suave a costa de nata, casi una crema de patata, han colocado dos filetes de pavo ue no se ve y son muy finos y un poco de verdura pochada con una crema agria de tomate y un cherry para dejar constancia. Crema agria alemana, no una verdura agria, que es otra cosa muy diferente. A su lado una especie de tortita redonda de huevo con espinacas y algo de patata para darle consistencia. Zumo de naranja, mantequilla y mermelada de frutos rojos, sal y pimienta, un panecillo y un café cortado.

Poco sabor de las presentaciones, excelentes y muy suaves texturas, suficiente cantidad para un almuerzo de 9 de la mañana. Curiosa la suavidad de un plato combinado que teniendo como base la patata, logra varios sabores diferentes en tan poco espacio.